Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




CRÓNICAS DE LOS BICENTENARIOS: Ángela Vallvey

27/10/2009

click para ampliar


CÁDIZ 2012

Nos gusta conmemorar, celebrar. La vida sería mucho más aburrida si no existieran las ceremonias, los aniversarios. Yo tengo uno en mi agenda: Cádiz 2012. “La Pepa” cumplirá entonces doscientos años. Será bicentenaria, la Pepa, y una piensa con nostalgia en aquella constitución que otorgaba, por fin, derechos que hoy nos harían sonreír porque los damos por descontado: separación de poderes, libertad de expresión, libertad personal, inviolabilidad del domicilio, garantías procesales y penales… Sí, quizás vamos tan sobrados que tales mejoras se nos antojen redundantes, aunque examinándolas con detenimiento… la cosa no se ve tan clara. ¿Tenemos todos esos derechos y cauciones hoy en día?, ¿funcionan de manera correcta?, ¿es nuestra constitución actual superior a aquella lejana norma que se sacó hacia delante en circunstancias históricas tan complicadas como, en ocasiones, rocambolescas? La ciudad de Cádiz es vieja, no obstante sigue tan bella como una jovencita que mira a la bahía con los ojos henchidos de plata marina y tibias dunas. Por la noche, un viento suave acuna los últimos acebuches que van quedando, y los gaditanos se rebullen de gozo velando hacia la mar y luego hacia el océano que también celan ardorosamente las murallas. Ha sido testigo excepcional de la memoria de Occidente. Ha contemplado a Aníbal flanqueado de elefantes. Ha avistado el esplendor y la decadencia del Imperio Romano atravesar sus calles con la ligereza del eco de una seguiriya que llega hasta el puerto y se pierde en la noche. Ah, la gentil Gades. Su luz saturnal es capaz de anidar en el pecho del visitante en cuanto se descuida: se le agarra al corazón y le entran ganas de quedarse a vivir en La Playita de las Mujeres para siempre. Allí, en Cádiz, nació la Pepa en 1812. Y allí sigue vigente. Ahora la están poniendo guapa, le están sacando a Cádiz esos colores que el tiempo había intentado deslucir. Pero el cielo no ha habido que retocarlo. El mar tampoco. En 2012 vamos a celebrarlo a lo grande.

 


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía