Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




El hispanista Ian Gibson, inaugura la 66 edición de los Cursos de Verano de la UCA

02/07/2015

click para ampliar


“Siempre he pensado que un país sin biografías anda cojo porque su identidad está incompleta”

 

Casi ciento veinte años después de su nacimiento y casi ochenta después de su muerte, Federico García Lorca mantiene renovada su capacidad de atracción. Esto se pudo comprobar sin dificultad en la inauguración oficial de los Cursos de Verano de la Universidad de Cádiz (miércoles 1 de julio a las 13 horas en el Edificio Constitución 1812) con el historiador Ian Gibson (Dublín, 1939), el andaluz más irlandés que existe sobre la faz de la tierra, quien pronunció la conferencia inaugural Luis Buñuel, entre García Lorca y Dalí con una sala llena de entusiastas lectores. Esta charla pertenece al seminario de Literatura Andaluza en Red Federico García Lorca ante los 80 años de su muerte: nuevas perspectivas de investigación.

 

La presentación de esta sexagésimo sexta edición del ochomil cultural del estío gaditano corrió a cargo del rector, Eduardo González Mazo, y la vicerrectora de Responsabilidad Social, Extensión Cultural y Servicios, Teresa García Valderrama, quien leyó una breve biografía de Gibson. González Mazo ratificó “el compromiso de nuestra Universidad por unos cursos de calidad marcados por la continuidad, la excelencia y el alcance social”. Y apostó “por seguir haciendo historia”.

 

Ian Gibson agradeció la invitación de la institución académica y elogió la trayectoria de los Cursos de Verano de Cádiz, “en un país como España donde no hay mucha continuidad en asuntos culturales”. Dijo como liminar que Lorca “soñaba con Cádiz y siempre con el Mediterráneo, hablaba de Cádiz, del cante y de las tabernas, y amaba Cádiz aunque no la conocía con mucha profundidad”. Lorca estuvo en la capital gaditana en varias ocasiones, según contó Gibson. De hecho, “desembarcó aquí viniendo de Cuba. Y también estuvo cuando repusieron El amor brujo de su maestro Falla, un gaditano hondo con vocación granadina”.

 

Este machadiano en su posición de duda permanente ante todo lo que hace, dice o le rodea, como él mismo se define, habló durante una hora sobre el género biográfico, él que ha recorrido las vidas de Lorca, Buñuel, Dalí o Machado, entre otras muchas. “Es un privilegio ser biógrafo de tres personas así”, recalcó, para a continuación denunciar que “hay escasez de biografías sobre literatos, aunque quizás haya muchas autobiografías –comentó entre risas–, algo muy típico de España. Siempre he pensado que un país sin biografías anda cojo porque su identidad está incompleta. Las biografías además tienen algo de detectivesco porque con sus libros, sus diarios y su correspondencia, si las familias no las han hecho desaparecer, se puede componer un retrato de ese ser humano”.

 

Gibson confesó que ha podido investigar “gracias a los anticipos de la editorial Planeta, por eso hace falta editores como Rafael Borrás para que esto sea posible. Ahora no se dan apenas anticipos. Así no hay manera de investigar. Hacen falta miles de libros. Hace falta mucha cultura y mucha calma. Mucho dinero para viajes. Los libros necesitan tiempo para escribirse”.

 

Sobre Luis Buñuel, Ian Gibson contó numerosas anécdotas. Cree con conocimiento de causa que “era un hombre de obsesiones, con mucho humor negro y que parecía violento aunque era una oveja. Esas obsesiones venían de lejos y eran insistentes, aunque gracias al cine y a su enorme talento pudo convertirlas en arte para profundizar en la condición humana”.

 

DANIEL HEREDIA

 


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía