Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




El magistrado Pablo Sánchez Martín en la 66 edición de los Cursos de Verano de la UCA

07/07/2015

click para ampliar


El ponente, D. Pablo Sánchez Martín. Magistrado, Juez-Decano del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Cádiz, especializado en Derecho de Familia, comenzó su intervención, titulada “El Sistema de Protección de Menores en España. Claves para una reforma, especial atención a los menores con trastornos conductuales” señalando cómo la adaptación al menor con trastornos de conducta se llevará a cabo en las medidas a tomar respecto al mismo, pero no en el procedimiento.

 

Al mismo tiempo el Magistrado ponente señaló algunos principios fundamentales en la Legislación sobre menores, normas jurídicas vinculantes para todos los implicados en el trabajo con menores en este campo, como el del interés superior del menor, regulado en tratados y convenios internacionales como el Convenio de la Haya de 1993 o la Carta Europea de Derechos del Niño, o, ya en ámbito nacional español, la propia Constitución Española o la vigente Ley Orgánica de Protección del Menor.

 

Hizo hincapié el ponente en la necesidad de tener en cuentas las aspiraciones y voluntad del menor, que ha de ser oído en todos los procedimientos que le afecten, y en cualquier caso siempre que sea mayor de 12 años; la audiencia al menor se realiza con carácter reservado, por el juez y el Ministerio Fiscal, de una forma distendida que propicie la libre expresión del menor; esta audiencia puede ser llevada a cabo por equipos especializados en menores.

 

En la órbita de primacía del interés del menor se englobará lo relativo al trato del menor con su familia, su relación con la misma, y su posible reinserción en la familia, que queda subordinada a la bondad e idoneidad de dicha medida, pudiendo quedar el menor apartado de su familia siempre que ello redunde en el beneficio del menor, aunque se procura la reinserción del menor en el seno de su familia extensa.

 

El sistema de protección de menores se articula en un nivel ejecutivo y en un nivel judicial, que controlará las medidas ejecutivas que se hayan adoptado, de acuerdo con los criterios marcados, una vez más, por la codificación internacional y nacional.

 

El ponente abundó en cuestiones de fondo, plenas de calado, relativas a la protección del menor desde la perspectiva legal, tratando por ejemplo en detalle sobre la Ley Orgánica de Protección del Menor y las implicaciones de las posibilidades de aplicación de los procedimientos, sin soslayar el impacto que sobre los mismos pueda tener la situación real de algunos juzgados, o sobre las facultades y potestades de los padres biológicos y/o legales del menor ante la administración en los casos contemplados relativos a menores.

 

Tanto la administración como los organismos judiciales deben respetar escrupulosamente los principios de protección del menor, señaló el ponente, quien resaltó el carácter garantista de la Legislación española ante el menor, así como la necesidad de que los jueces cuenten con toda la información y documentación imprescindible de cara a las resoluciones a adoptar respecto al menor, caso, por ejemplo, de la reinserción del mismo a su entorno familiar, ya se trate de su familia nuclear o de la familia extensa del menor.

 

Destacó el ponente la importancia de los informes periciales (ya sean los elaborados por peritos de la administración o de parte) y sus conclusiones, así como la metodología empleada en la elaboración de los mismos, de cara a resolver las cuestiones fácticas y la coherencia de las mismas con los informes de los que dispone el juez, lo que redundará en beneficio del menor, en último extremo, evitándose el contar con conclusiones relativas a personas a las que no se ha evaluado directamente.

 

Insistió el ponente, como ya señalase al principio de su conferencia, en que la adaptación al menor con trastornos de conducta se llevará a cabo en las medidas a tomar respecto al mismo, no en el procedimiento en sí, así como en que ha de evitarse la situación de desasistencia del menor, no entrándose a valorar desde una perspectiva moral la situación del menor, controlándose por el órgano judicial si el menor tiene cubiertas sus necesidades, y obrando en consecuencia en cada caso.

 

            Para cerrar su intervención el conferenciante reiteró la primacía del interés del menor en todo momento, como en el caso de su reinserción familiar, valorándose si la reinserción del menor es lo más beneficioso para el mismo.

 

MANUEL PARODI

 


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía