Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




El profesor Luis F. Martínez Montiel en la 66 edición de los Cursos de Verano de la UCA

03/07/2015

click para ampliar


“Hay veces que es difícil saber si estamos ante un monumento conmemorativo o antes una escultura”

 

Un profundo análisis de los elementos urbanos de las capitales andaluzas es el propósito del seminario Nuevos métodos de valoración del mobiliario urbano: el caso de Andalucía, coordinado por Juan Antonio Arenillas Torrejón y José Ramón Barros Caneda. Una de las conferencias de este curso estival, El sueño de la razón produce Monumentos: Arte urbano versus Arte conmemorativo, la pronunció el jueves 2 de julio Luis F. Martínez Montiel, profesor titular de la Universidad de Sevilla en Historia del Arte y comisario de exposiciones. 

 

Esta conferencia comenzó bajo el oro solar del mediodía en la sala Palafox del Edificio Constitución 1812 ocupada por cuerpos requemados con sed de sombra. Barros Caneda, uno de los coordinadores del seminario, presentó a Martínez Montiel manifestando que “su capacidad de creatividad y de crítica lo convierten en la persona ideal para reflexionar sobre este tema”.

 

Luis F. Martínez Montiel avanzó que le interesaba “hacer divertido y participativo esta ponencia/charla/debate/diálogo que vamos a mantener”. Para este profesional, “las ciudades son el fruto de las acciones y del pensamiento de todos aquellos que viven y vivieron en ellas. Una ciudad es lo visto y lo imaginado, lo real y lo soñado, lo sentido y lo deseado. Una ciudad es tantas como imágenes produzca en los que la viven. Una ciudad es en definitiva la suma de todas las acciones y percepciones que sobre ella se acometen”. 

 

El monumento público es aquel ubicado en el espacio público con el fin de conmemorar acontecimientos, individuos o grupos de personas que han incidido de alguna manera en la cultura e historia de la zona. Generalmente se trata de estaturas, columnas, fuentes, placas o inscripciones, muchas de las cuales se convierten en verdaderos hitos urbanos. “La definición es enormemente amplia y rica, difícil de catalogar. Sin embargo, hay cuatro características del arte público: monumentos históricos y/o conmemorativos, tanto religiosos como sociales; esculturas, más ligadas al arte contemporáneo; acciones o intervenciones temporales en las ciudades, más o menos duraderas o limitadas en el tiempo; y otro tipo de manifestaciones artísticas que no se celebran en las ciudades, como el Land Art. Hay veces sin embargo que es difícil saber si estamos ante un monumento conmemorativo o ante una escultura”. 

 

Martínez Montiel mostró en imágenes más de un centenar de monumentos de todo tipo, unos pocos con importantes vinculaciones con la sociedad y muchos “fallidos y a borrar, no sólo de la ciudad sino de la faz de la tierra, como el de Paco Alba que está en la Caleta de Cádiz, que por detrás es un busto infame, o el de Juanito Valderrama que está en Sevilla. La zona valenciana, de Murcia y de Almería es muy propensa a esculturas no conmemorativas construidas a doquier y bastante desacertados”. Y puso de ejemplos las dedicadas al jamón, al langostino, al cochinillo o a la cafetera. 

 

“La cultura contemporánea tiene –según este experto– un gran problema: se puede hacer cómplice de la actual especulación, porque cuando se hace una obra se sabe lo que cuesta todo, pero el precio a un artista puede variar mucho porque es una obra de arte, y ahí es donde desaparece el dinero en comisiones y en sobreprecios”. 

 

DANIEL HEREDIA

 


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía