Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




Marta Sanz en las Presencias Literarias de la UCA

09/03/2015

click para ampliar


“En general, nos exigimos poco como lectores”

 

El ciclo Presencias Literarias en la Universidad de Cádiz contó el jueves 5 de marzo de 2015 con la presencia de Marta Sanz (Madrid, 1967), una escritora con una trayectoria amplia en narrativa, ensayo y poesía, sin olvidar sus colaboraciones en varios medios de comunicación. Esta mujer “miedosa, profundamente cobarde en mi vida cotidiana”, como reconoció en el Edificio Constitución 1812 de Cádiz durante una tarde ventosa que parecía el zaguán de la primavera, ha publicado más de una docena de títulos, entre los que destacan sus novelas La lección de anatomía, Daniela Astor y la caja negra, Un buen detective no se casa jamás, Black, Black, Black y Susana y los viejos, con la que quedó finalista del Premio Nadal en 2006.

 

El editor y crítico literario Ignacio Garmendia fue la persona que presentó y entrevistó a esta autora que habitualmente publica sus novelas en la editorial Anagrama. Garmendia comenzó afirmando que Sanz “es uno de los autores, sin distinción de géneros, más brillantes, más prestigiosos y más versátiles de la literatura actual, una verdadera maestra de su generación”. El responsable de la colección poética andaluza Vandalia, editada por la Fundación José Manuel Lara, añadió “lo bueno de tener aquí a una creadora y a una crítica en una misma persona”, porque ejercer la crítica literaria “es un oficio ingrato”. Garmendia destacó asimismo el perfil literario de esta “poeta muy poco poética”.

 

La escritora madrileña confirmó la opinión de Ignacio Garmendia respecto a su poesía: “Escribo poesía con más de 40 años y escribo sobre lo feo, sobre lo auténtico, sobre lo real. No quiero encubrir la realidad, sino abrir los ojos para ver las cosas horribles, las que duelen. Por eso hago una poesía borde y antipática”. De hecho, reconoció “escribir porque no he podido ser musa”.

 

Marta Sanz publicó su ensayo No tan incendiario (Periférica, 2014) porque “en general, nos exigimos poco como lectores”. Estos pequeños ensayos, extraídos en gran parte de conferencias y textos periodísticos, se mueven “entre criterios marxistas, que defiendo, y una sociedad de consumo donde la cultura es un producto más”. No tan incendiario es un ensayo estimulante, aunque la propia autora “no lo considera como tal, sino como poema”.

 

Sanz reconoció que no le gusta el humor inteligente, sino “el humor grueso, el de Los Morancos. El humor que me interesa es el que me deja una sonrisa congelada. Mi padre, que es un lector hipercrítico con mi trabajo, me dice que él no encuentra humor en mis novelas, pero yo sí creo que son humorísticas”.

 

Aseguró también que “no soy escritora de género negro, aunque utilizo este género para escribir una novela. Escribo novela negra porque me interesa de verdad la literatura política, que es aquella que nos hace ver las cosas de nuestra sociedad que menos nos gusta; al mismo tiempo debe proporcionar desasosiego e incomodidad a los lectores, para que se haga preguntas”.

 

DANIEL HEREDIA


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía