Atalaya logo


Datos de Usuario

¿no recuerdas tu contraseña? Haz click aquí

 

¿eres nuevo?

date de alta aquí




Entrevista a Mikel Bastida

28/09/2011

click para ampliar


Mikel Bastida, fotógrafo nacido en Bilbao en 1982, ha pasado los dos últimos años recorriendo Europa Occidental y Oriental recreando la figura de un fotógrafo de la Segunda Guerra Mundial en diversas reconstrucciones históricas, donde grupos de reenactors representan diferentes episodios bélicos en escenarios históricos y campos de batalla ficticios.

Lo entrevistamos para acercarnos un poco más a su figura y conocer su trabajo WAR THEATRE que actualmente se expone en la sala Kursala del Edificio Constitución de 1812, hasta el 7 de noviembre de 2011.

Catálogo de Exposición AQUÍ.

 

 

El trabajo que nos presentas en la Universidad de Cádiz, War Theatre , muestra escenas de la Segunda Guerra Mundial. ¿Porqué teatralizar una guerra?. ¿Porqué esta guerra en concreto?

 

En War Theatre nunca me he planteado hablar de la guerra como hecho real, la parte que me interesa es la manera en la que este concepto ha sido representado. La recreación de batallas y combates es una práctica muy antigua. Siempre ha habido un gran interés del público hacia estos episodios trágicos.

La propia historia ha convertido estos acontecimientos en relatos, narraciones que han alimentado el imaginario colectivo. El proyecto trata de documentar esa imagen.

A medida que transcurre el tiempo, la representación pasa a ser lo único que permanece en la memoria y elementos que no pertenecen a lo real se establecen como tales.

La fotografía y el cine han tenido un papel primordial en la manera que tenemos de entender la Segunda Guerra Mundial. Ha sido el conflicto más representado a lo largo de la historia, hasta convertirse en un género en sí mismo.

 

¿Los episodios de guerra elegidos son aleatorios o persiguen una intención?

 

La idea era poder abarcar los diferentes frentes del conflicto, mezclar campos de batalla reales con escenarios ficticios, y fotografiarlos como grandes decorados donde la apariencia del paisaje es lo que lo define.

 

Existe cierta ensoñación en las fotografías.¿Es War Theatre realidad o ficción?

 

Toda representación tiene una parte de ensoñación. Para que un conflicto suscite interés y genere empatía en el espectador, es necesario el uso de ciertos mecanismos que distorsionan el acontecimiento real.

Lo que me interesa es que estos mecanismos no son exclusivos del relato de ficción, si no que han estado presentes en todas las representaciones, incluidas aquellas que se han mostrado al espectador como documentos reales.

 

Quien observe este trabajo podrá intuir que en el proceso de creación has vivido toda una experiencia. Cuéntanos algo interesante que te sucediera.

 

Una parte importante de este proyecto era el proceso que se desarrollaba detrás de la cámara, el hecho de participar en las escenificaciones recreando la figura de un fotógrafo de la Segunda Guerra Mundial me convierte en un personaje más del relato. Asumir este rol me obliga a ser una parte activa y consciente en el proceso de creación, no solo documento el imaginario si no que lo alimento deliberadamente desde la cámara. El propio viaje generaba una idea de aventura, localizaciones aparentemente remotas que ayudan a ensalzar el misticismo alrededor de la figura del fotógrafo de guerra.

 

¿Podrías trasladarnos cual ha sido tu diario de viaje?

 

Es un proyecto donde hay invertido un gran esfuerzo. Es una producción que implicaba viajar a varios países. El proceso de investigación y gestión previo a la realización de las fotografías conlleva mucho tiempo, contactar con los grupos de recreación, pedir permisos, preparar los viajes... La producción exigía visitar diversas localizaciones a lo largo de los diversos frentes, en diferentes épocas del año.

 

¿Qué ha supuesto para Mikel Bastida la creación de War Theatre?

 

Es un proyecto donde me he sentido muy cómodo, me ha ayudado a definir mi punto de vista. A pesar de la inversión realizada, el proyecto ha supuesto mis primeras exposiciones individuales y varias publicaciones nacionales e internacionales se han interesado en él. Esto me ha ayudado a dar a conocer mi trabajo tanto en España como en el extranjero.

 

En Conciencias Desplazadas también muestras individuos solitarios situados ante grandes escenarios. La inmensidad se come el ser humano. ¿Qué más quiere contarnos Mikel Bastida?

 

La mezcla de paisaje y figura no es el tema en sí, es un elemento que me ayuda a conformar una mirada sobre el mundo, un lenguaje que me ayuda a estructurar lo que veo. Los paisajes se convierten en escenarios construidos a medida para los individuos desde la cámara.

Supongo que lo que mis trabajos cuenten, si es que tienen que contar algo, lo determinará el tiempo, lo único que me obsesiona ahora es tratar de conseguir buenas fotografías de los temas que me interesan, desarrollar un lenguaje visual que provoque emociones y que genere preguntas en el espectador.

No creo que la fotografía sea el medio más adecuado para dar respuestas universales, una de sus características inherentes y una de sus mayores virtudes es la ambigüedad

 

 


Aviso legal | coordinado por la Universidad de Cadiz y Universidad Internacional de Andalucía